Qué son los ETFs o fondos cotizados: Todo lo que debes saber

Conoce qué es un ETF o fondo cotizado en la bolsa y cuáles son las ventajas y riesgos que conlleva elegir este tipo de inversión para diversificar tu portafolio.

Tabla de contenidos:
Comienza a cambiar tu futuro, invierte desde MXN $3,000
Quiero saber más

Introducción

Cuando buscamos una opción de inversión para diversificar nuestro portafolio, debemos conocer todo acerca de ese instrumento que nos llama la atención. En este caso, hablaremos de los fondos de inversión cotizados o ETFs. 

Que si bien se han puesto de moda en el mercado bursátil, tienen varios aspectos que debes tomar en cuenta antes de elegirlos y en este artículo te lo contamos todo: cómo funcionan, sus tipos, beneficios, regulación, desventajas y riesgos.

Exactamente todo lo que debes saber para que puedas decidir informado. ¡Iniciemos!

¿Qué son los ETFs?

Los Exchange Traded Fund o ETF, por sus siglas en inglés, son fondos de inversión cotizados que se compran y se venden como acciones. 

Estos cotizan en la Bolsa de Valores y buscan igualar su desempeño al de índices bursátiles como S&P 500, Nasdaq 100, Ibex 35 o Dow Jones, materias primas (como el oro o el petróleo), tipos de cambios y activos subyacentes como títulos de deuda, sectores y países, entre otros.

De esta manera, pueden tener rendimientos más predecibles ante otras opciones de inversión y manejar un bajo riesgo. 

Cómo funcionan los ETFs

El funcionamiento de los ETFs es como el de las acciones, porque su comportamiento se mide como los de la Bolsa de Valores. 

A diferencia de un fondo de inversión, el valor de los ETFs se calcula en tiempo real y no al finalizar el día, por lo cual pueden comprarse y venderse en cualquier momento.  

Asimismo, se definen por sus comisiones, las cuales suelen ser menores que las de un fondo normal, ya que se maneja bajo un sistema de gestión pasiva. 

Se les conoce como inversiones abiertas, tal como los fondos mutuos. Es decir, que a diario se pueden crear acciones nuevas y redimir las existentes, de acuerdo a la demanda de los inversionistas. 

Cómo invertir en ETFs

Para invertir en ETF se necesita un intermediario financiero, mejor conocido como broker o una entidad financiera que realice el trámite. En este caso, el inversor debe pagar las comisiones de gestión que corresponden a la compraventa de intermediación en el mercado y los eventuales gastos de custodia por activos de renta variable. 

Lo positivo es que es un bajo costo frente a los que se manejan normalmente al momento de comprar o vender fondos tradicionales, como es el caso de las acciones. 

Tienes que saber que, en contraposición con los fondos de inversión tradicionales, los ETFs no permiten aplazar el pago de impuesto en caso de realizar un traspaso de dinero. 

Cómo se regulan los ETFs

Según la ley mexicana, los Exchange Traded Fund están regulados como un tipo de título valor específico (fondos indexados) y no como programas de inversión colectiva o sociedades de inversión.

Estos se cotizan en la Bolsa de Valores y tienen un tratamiento similar a los emisores corporativos. Todo esto bajo la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que cubre diversas participaciones en el mercado de valores, como lo son las empresas de títulos valores, las bolsas, los emisores públicos y los programas de inversión colectiva.

En México opera la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y las inversiones de renta variable extranjera y los ETFs se cotizan y se negocian en el Sistema Internacional de Cotizaciones.

Características de los ETFs

Entre las características más resaltantes de un ETF podemos mencionar que funciona como una acción y que es de gestión pasiva. Sin embargo, hay otras particularidades en estos fondos cotizados y aquí te las contamos:

  • Flexibilidad: estos se compran en cualquier momento de la sesión bursátil y la transacción se hace efectiva instantáneamente según su cotización. 
  • Transparencia: su valor es conocido en todo momento, porque es un activo cotizado.
  • Liquidez: al poder realizar su compraventa en cualquier momento, significa que son fáciles de convertir en dinero efectivo.
  • Comisiones: aunque estas son más bajas que las de un fondo tradicional, también se le suman las comisiones de compra-venta.
  • Gestión: este tipo de fondos se maneja mediante brokers o gestores, lo que para algunos resulta cómodo porque permite delegar a otros la gestión de sus inversiones en profesionales que manejan más información para tomar mejores decisiones. Aunque para algunos esta figura podría ser vista como una desventaja. 
  • Diversificación: ofrecen mayor variedad que al comprar acciones individuales, ya que al ser una cesta de valores reúnen diferentes clases de activos como acciones, bonos y materias primas.
  • Inversión global: se puede invertir en cualquier mercado del mundo sin necesidad de conocer las empresas que cotizan en esos mercados. Esto debe manejarse con cautela, porque el éxito dependerá de esa elección que haga el inversor.

Es por ello que estos fondos son considerados una vía para tener gran variedad de acciones e instrumentos de deuda.

Entérate antes que nadie de lo más relevante.
Suscríbete a nuestro newsletter.

¡Gracias por suscribirte!
Algo salió mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

Ventajas y desventajas de los ETFs

Incluir ETFs dentro de tus estrategias de inversión tiene ventajas y desventajas, veamos cada una a continuación: 

Ventajas

  • Estos fondos reducen el riesgo y diversifican los portafolios, porque ofrecen mayor variedad que las acciones individuales.
  • Dan mayor acceso a distintos mercados en todo el mundo, incluso los mercados emergentes, y a diferentes clases de activos como bonos globales o metales como el oro.
  • Son muy fáciles de operar y convertir en efectivo sin que pierdan su valor.
  • Un ETF tiene bajo costo de administración, es decir, su manejo suele ser más barato que el de los indexados, lo que genera mayor rendimiento. 
  • Los fondos cotizados siguen las tendencias generales del mercado a menores costes y se adaptan rápidamente a cualquier cambio. 
  • Tienen valoración en tiempo real, es decir, su precio se mantiene durante toda la sesión bursátil.

Desventajas

  • Gastos de transacción: las plataformas de brokers cobran por hacer las transacciones de los fondos de inversión. 
  • Son complejos y requieren que el inversor esté bien enterado de cómo funcionan antes de empezar a invertir en este instrumento. 
  • El ETF no se liquida al día siguiente, sino que toma dos días en hacerse efectivo.
  • Tienen dos precios, es decir, el precio de compra y el de venta, por lo que si el diferencial es grande, al inversor le será difícil vender a buen precio.
  • Con los fondos cotizados se pagan impuestos cada vez que realices la compra-venta, sin importar si después reinviertes ese dinero. 

Ante este escenario te presentamos una oportunidad con más ventajas que las que da el ETF y es la de invertir en crowdfunding, ya que ofrece la posibilidad de multiplicar el dinero reinvirtiéndolo.

De hecho, los inversionistas que colocan un 20% de su capital en startups tienen la posibilidad de obtener un retorno de la inversión de casi el doble en comparación con métodos de inversión tradicionales.

Así que si estás pensando en sumar un instrumento de inversión a tu portafolio, te invitamos a revisar nuestro artículo sobre cómo invertir en 4 pasos para que analices las diferentes opciones. 

Tipos de ETFs

Existen varios tipos de fondos cotizados o ETFs y se determinan en función del índice que busquen igualar. Estos son algunos de los más conocidos: 

1. ETF de índices de renta variable

Como su nombre lo indica, estos son los que buscan comportarse igual que los índices de referencia, es decir, invierten en acciones cotizadas en el mercado de valores. Aquí entran los ETFs sobre el Ibex 35 y Nasdaq 100, hasta ETFs del índice Dow Jones. 

2. ETF monetario

Son los que buscan replicar la deuda pública a corto plazo con elevada liquidez o de calificación máxima, así como activos monetarios del mercado intercambiario. 

3. ETF de índices de renta fija

En este caso, este tipo de ETF invierte en activos financieros de renta fija estatal y no estatal o deuda empresarial o también conocida como renta fija privada. Es decir, se crean obligaciones o bonos públicos o privados, de allí que puedan haber ETFs sobre deuda emergente, europea o de cualquier lugar. 

4. ETF de materias primas

Estos son los ETFs que negocian petróleo, gas, oro, plata y otras mercancías en mercados mundiales. 

5. ETF sectoriales

Buscan replicar un determinado índice creado por casas de análisis de distintos sectores como en el caso de los tecnológicos, automotriz, energético, telecomunicaciones, construcción, de consumo, etc. 

6. ETFs inversos

Los ETFs inversos, también conocidos como ETF cortos, son aquellos que apuestan a ganar dinero cuando el índice de referencia baja, ya que su valor aumenta.

7. ETFs apalancados

Son aquellos que buscan dar rendimientos multiplicando, en ocasiones, dos o tres veces el valor liquidativo diario del parámetro de referencia, bien sea que esté en alza o en baja.

8. ETF regionales 

Estos fondos se enfocan en activos de un área geográfica específica que sirven para invertir en una región o país. Lo hacen replicando índices de renta variable o fija de esos mercados financieros.

9. ETF globales

Se enfocan en los índices mundiales de los mercados financieros, específicamente enfocados en renta variable o fija.

Cabe destacar que los tipos de fondos inversos y apalancados son recomendados generalmente para objetivos de inversión reducidos, como es el caso de estrategias que buscan anticiparse a los movimientos del mercado a corto plazo, no así para inversiones a largo plazo.

Riesgos de invertir en ETFs

Toda inversión conlleva riesgos, sin embargo, estos se pueden mitigar cuando se conocen bien, por eso los incluimos en este artículo:

Riesgo de capital

En el caso de los fondos cotizados o ETFs, el valor de la inversión inicial no se puede garantizar, pues este suele variar entre lo que inviertes y lo que ingresa. 

Riesgo fiscal

En este caso, el rendimiento del ETF queda sujeto a impuestos y se pagan cada vez que realizas una compra o venta. 

Riesgo de divisa

Es importante que sepas que los precios de estos fondos se fijan en moneda local, por lo que sus fluctuaciones podrían impactar en el valor final de la inversión. 

Riesgo de liquidez

Si bien una de sus ventajas es el bajo costo de operación, una liquidez baja genera un alza en dicho trámite o, en el peor de los casos, dificulta la compra o la venta del ETF. 

Riesgo de mercado o sistemático

Es aquel que no depende de las características propias del título, sino de aquellos factores que puedan afectar los precios del mercado. Van desde acontecimientos geopolíticos, hasta datos económicos.

Ante estos riesgos, lo más recomendable es tener un portafolio diversificado con distintos instrumentos de inversión, además de repartir dichas inversiones en diferentes sectores, geografías y activos, de esta manera disminuyes la posibilidad de pérdida.

Diferencia entre ETFs y Fondos Indexados

Los fondos indexados y los fondos cotizados o ETFs son diferentes y aunque en ambos casos el objetivo es replicar un determinado índice o cestas de valores, su operativa y forma de hacerlo son distintas. Aquí te comentamos algunas:

  • Un ETF es más parecido a una acción, de hecho funciona como tal, puede comprarse o venderse en cualquier momento. Mientras que el indexado, se maneja como un fondo de inversión tradicional, es decir, que puede suscribirse o reembolsarse una vez al día a su valor liquidativo. 
  • El ETF se debe invertir al 100%, sin embargo, el fondo indexado guarda un porcentaje de liquidez de manera obligatoria. 
  • Las comisiones de gestión de los ETF son más bajas que la de los fondos indexados, aunque también pagan comisiones al comprar y vender. 
  • Fiscalmente se manejan diferente, ya que los fondos indexados están sujetos a la fiscalidad de los de inversión.

  • Para invertir en ETF tienes que comprar fondos mes a mes, en cambio, con los fondos indexados, lo haces de forma periódica.

Conclusiones

Como ves, todas las inversiones conllevan un grado de riesgo, tienen ventajas y también desventajas. Lo mejor antes de dar el paso de invertir es educarse y elegir la estrategia de inversión que se adapte a lo que buscas para tu portafolio a corto, mediano y largo plazo.

Si quieres aprender más sobre este instrumento inscríbete en el Curso de Introducción a los ETFs dictado por Arkangeles a través de nuestra sección ArkEducation, en la que te damos herramientas para dar el paso de invertir de manera alternativa en Startups.

Autor:
Luis X. Barrios
Founder en arkangeles.com

Ingeniero industrial por la Universidad Iberoamericana y maestro en administración de empresas por el Babson College de Massachusetts. La carrera de Luis ha estado permanentemente ligada al mundo del ecosistema emprendedor. Co- Fundador de The Pool uno de los primeros coworking space en Ciudad de México y cuenta con diversas sedes. Fundador y CEO de The Ark Fund Fondo de capital privado, que busca transformar la industria tradicional de Venture Capital en México y Latinoamérica. Formó parte del reconocido Kauffman Fellows Program, un proyecto basado en San Francisco enfocado en educar y sofisticar a inversionistas de alto impacto con el fin de desarrollar el ambiente emprendedor en todo el mundo. Además es graduado del programa de Singularity University de Silicon Valley, patrocinada por Google y la Nasa.

Sigue leyendo...
Swipe Up
Cerrar

Cómo empezar

Planea tu inversión para diversificar un portafolio en muchas compañías para maximizar tu potencial de retorno.