Portafolio de inversión: ¿Qué es y cómo crearlo?

Conoce qué es un portafolio de inversión, cuáles son los diferentes tipos y cómo empezar a crear el tuyo.

Tabla de contenidos:
Comienza a cambiar tu futuro, invierte desde MXN $3,000
Quiero saber más

Introducción

Si te estás iniciando en el mundo de las finanzas e inversiones y estás pensando en comenzar a construir tu propio portafolio de inversión, entonces estás en el lugar correcto. 

En este artículo vamos a enseñarte exactamente qué es un portafolio o cartera de inversión, cuáles son sus diferentes tipos y qué necesitas saber antes de conformarlo. ¡Así que agarra lápiz y papel y comencemos!

¿Qué es un portafolio de inversión?

Un portafolio de inversión o cartera de inversión es un conjunto de activos financieros en los que una persona o empresa decide colocar o invertir su dinero,  y repartir el riesgo al combinar diferentes instrumentos financieros.

Un portafolio está conformado por todos los tipos de inversiones que esa persona o empresa posean. Esto incluye todos los activos de renta fija y de renta variable o derivados como acciones de empresas en la bolsa de valores, en startups, bonos, bienes raíces y hasta criptomonedas o activos digitales como Tokens No-Fungibles o NFT’s por sus siglas en inglés.

¿Cuál es la función de un portafolio de inversión?

Según el padre de la teoría moderna de portafolio de inversión, Harry Markowitz, la función de un portafolio es determinar la menor cantidad de riesgo por un retorno estimado. Dicho en otras palabras, un portafolio busca la forma menos riesgosa de obtener beneficio de una inversión.

La disminución del nivel de riesgo de un portafolio se logra al diversificar tu inversión en activos de diferentes sectores y con comportamientos no relacionados u opuestos. Todo esto con la intención de mitigar las pérdidas en caso que una de estas inversiones pierda valor. Mientras menos correlacionado esté tu portafolio, más disminuirá el nivel de riesgo.

¿Quién invierte en una sola compañía? No muchos

Claro, existen algunos que ponen todos los huevos en una misma canasta. En nuestro Ebook gratuito «Por qué construir un portafolio de inversiones», te contamos cómo los inversionistas exitosos conocen las virtudes de la diversificación e invierten en múltiples activos como la clave para construir un buen portafolio de inversiones y cómo tú puedes comenzar a ser uno de ellos.

Tipos de portafolio de inversión

Definir el tipo de portafolio o cartera de inversión que conformes estará influenciado principalmente por el tipo de inversiones, empresas o acciones que desees integrar dentro de tu portafolio. Así que aquí te dejamos algunos de los principales tipos de portafolios:

Portafolios conservadores

Este estilo de portafolio está diseñado para los inversionistas con baja tolerancia al riesgo y con el objetivo de preservar su patrimonio y tener máxima seguridad a largo plazo. Usualmente estos portafolios están conformados por activos de renta fija, es decir que su inversión tiene un porcentaje de ganancia estable en el tiempo.

Este tipo de inversionista no está dispuesto a exponerse a periodos de alta volatilidad en el mercado. Normalmente integran su portafolio con una combinación de activos que les genere ingresos regulares que igualen o superen ligeramente la inflación.

Portafolios moderados

Si estás interesado en armar un portafolio moderado deberás estar dispuesto a tener un perfil de riesgo un poco más elevado y con un horizonte de inversión de más de 5 años. Esto se debe a que algunas de tus inversiones pueden estar en etapas iniciales o con proyecciones de crecimiento.

A diferencia de las inversiones más conservadoras, este tipo de inversiones tienden a estar un poco más expuestas a periodos de volatilidad. No obstante, este riesgo viene a cambio de ganancias más elevadas y con retornos de inversión superiores a la inflación anual.

En muchos casos este tipo de inversiones utiliza múltiples instrumentos de inversión en diferentes clases de activos. Esto suele hacerse para que el portafolio no quede expuesto en caso de que uno de los principales activos pierda valor.

En palabras sencillas, se invierte en diferentes activos con comportamientos distintos en caso de que una inversión no de el rendimiento esperado. De esta forma, si cae una de estas inversiones, la cantidad de dinero que se pierde es menor.

Portafolios agresivos 

Este tipo de portafolio se centra más en la ganancia que en la estabilidad y seguridad del capital. Es decir, se prioriza el retorno de la inversión, pero en consecuencia aumenta considerablemente el nivel de riesgo.

Normalmente están compuestos de instrumentos de inversión de renta variable como acciones de empresas en crecimiento, startups y en algunas ocasiones criptomonedas. Todo esto con la intención de encontrar oportunidades de inversión únicas con retornos muy elevados.

No olvides que si quieres aprender más del mundo de las finanzas puedes revisar nuestro curso sobre cómo convertirte en un inversor imparable. Aquí aprenderás todo lo que necesitas saber sobre finanzas, emprendimiento y mucho más.

Entérate antes que nadie de lo más relevante.
Suscríbete a nuestro newsletter.

¡Gracias por suscribirte!

Lo más nuevo para la Comunidad Imparable que invierte en el futuro

¡Gracias! Te hemos enviado un correo para confirmar tu suscripción.
Ir al Inicio
Algo salió mal. Por favor, vuelve a intentarlo.

¿Cómo crear tu portafolio de inversión?

Ahora que ya sabemos qué es un portafolio de inversión y cuáles son los tipos que hay, es momento de empezar a construir tu propio portafolio. 

Pero antes de empezar a seleccionar empresas, acciones en el mercado de capitales, fondos de inversión u otros tipos de activos, es necesario definir algunas nociones básicas de tu perfil de inversor. Estas ideas básicas te ayudarán en la toma de decisiones al momento de elegir una u otra inversión. Te dejamos algunas preguntas que te serán de ayuda:

¿Cuál es tu objetivo como inversionista?

Es importante que como inversionista tengas claro qué esperas lograr con cada inversión que hagas. Cada instrumento que integres dentro de tu portafolio debe tener un objetivo y un tiempo estimado de rentabilidad.

Definir si tu objetivo es generar dinero a corto, mediano o largo plazo, te ayudará a discernir entre las diferentes estrategias de inversión y los diferentes activos que conformarán tu cartera.

¿Qué nivel de riesgo estás dispuesto a asumir?

Luego que hayas establecido tu objetivo como inversor, debes identificar el nivel de riesgo que estás dispuesto a tolerar con tus inversiones. Esta decisión cambiará radicalmente el tipo de activos que conformarán tu portafolio. 

Si no estás dispuesto a asumir demasiado riesgo entonces la combinación de activos que utilices deberá estar enfocada en la estabilidad, seguridad financiera y constancia en el tiempo. 

Por ejemplo, invertir en bienes raíces tiene un nivel de riesgo mucho más bajo que invertir en lanzamientos de nuevas criptomonedas o una empresa emergente. ¿Por qué? Básicamente porque la propiedad raíz o bienes inmuebles es un modelo de negocio y renta que ha sido probado y que se ha mostrado estable en el tiempo. Esto lo diferencia del mercado de las criptomonedas, que es un espacio naciente e incierto. 

Instrumentos financieros

Existen diferentes tipos de instrumentos financieros, que se diferencian por el tipo de rentabilidad de cada uno. Pero antes vamos a conocer exactamente qué es un instrumento financiero.

Un instrumento financiero es un contrato entre dos partes que puede ser operado y liquidado. Este contrato, físico o digital, significa la propiedad de un activo o un derecho contractual a recibir algo. Los instrumentos se pueden crear, modificar y negociar.

Los instrumentos financieros se dividen en tres categorías:

1. Renta fija:

Este estilo de instrumentos proporciona una renta fija sobre un valor y un plazo determinado. Debido a su naturaleza estable, están expuestos a un menor riesgo que los otros instrumentos de esta lista.

En el caso de México, algunos ejemplos de este tipo de instrumentos son los bonos,  Certificados de la Tesorería de la Nación o Cetes.

2. Renta variable:

Este tipo de instrumentos, como su nombre lo indica, tienen una renta variable, es decir que su rendimiento a lo largo del tiempo puede variar. Esto se debe principalmente a que los activos que los integran tienen una volatilidad más alta y, por ende, implican mayor riesgo.

Los activos más conocidos  de este tipo son las acciones de la bolsa de valores, fondos comunes de inversión o FCI, índices bursátiles y ETF’s. La renta de estos activos estará conectada con el precio de las acciones o valor del instrumento al momento de pagar el rendimiento.

3. Derivados o instrumentos financieros alternativos:

Los derivados, a pesar de también ser considerados de renta variable, entran como una diferente alternativa a los anteriores. Algunos de estos instrumentos son las inversiones en materias primas o commodities, como el oro, petróleo. 

Dentro de esta categoría también encontramos a los fondos de inversión de capital privado, venture capital y las inmobiliarias. Cabe destacar que en México los derivados tienen su propio mercado, el MexDer.

Selecciona sectores económicos y empresas

Luego que definas tus instrumentos financieros de acuerdo a tu perfil de riesgo deberás elegir cuales son los sectores económicos que deseas que conformen tu portafolio. Algunos sectores, como el tecnológico, suelen ser más adecuados para inversionistas con perfiles más agresivos debido a su volatilidad. 

No obstante, algunos mercados como el de bienes raíces tienden a atraer a personas con un perfil de riesgo mucho más conservador, por eso es uno de los más seguros para invertir. 

Sin importar cual sector económico elijas, lo importante es que antes de entrar al mercado de valores o elegir entre los distintos instrumentos financieros investigues cada sector, definas tu perfil de riesgo y tengas claro cual es tu objetivo como inversionista.

No olvides que si quieres invertir y diversificar tu portafolio puedes visitar nuestro sitio web Arkangeles y empezar a invertir en múltiples empresas emergentes por medio de nuestra plataforma de crowdfunding. Además, si quieres conocer más sobre finanzas personales, puedes visitar nuestra sección de ArkEducation.

Conclusiones

Siempre existirá un riesgo cuando inviertes en cualquier cosa, esto es una realidad.  Pero puede reducir significativamente tu riesgo al dispersar o distribuir tu inversión en un portafolio.  

Al invertir en múltiples compañías, estás reduciendo tu riesgo cuando una de tus inversiones pierde valor o cierra operaciones. Y contar con más dinero invertido en otras compañías, pueden contrarrestar o compensar esas pérdidas y esperando que crezcan exponencialmente su valor para que 1 o 2 opciones de tu portafolio de inversiones retornen tu capital múltiples veces.  

Para aprender más sobre cómo puedes diversificar tu portafolio en múltiples inversiones y conocer qué tipo de retornos puedes obtener con las virtudes de un buen portafolio, te recomendamos nuestro Ebook: Aprende a Diversificar, Aprende a Invertir

Autor:
Luis X. Barrios
Founder en arkangeles.com

Ingeniero industrial por la Universidad Iberoamericana y maestro en administración de empresas por el Babson College de Massachusetts. La carrera de Luis ha estado permanentemente ligada al mundo del ecosistema emprendedor. Co- Fundador de The Pool uno de los primeros coworking space en Ciudad de México y cuenta con diversas sedes. Fundador y CEO de The Ark Fund Fondo de capital privado, que busca transformar la industria tradicional de Venture Capital en México y Latinoamérica. Formó parte del reconocido Kauffman Fellows Program, un proyecto basado en San Francisco enfocado en educar y sofisticar a inversionistas de alto impacto con el fin de desarrollar el ambiente emprendedor en todo el mundo. Además es graduado del programa de Singularity University de Silicon Valley, patrocinada por Google y la Nasa.

Sigue leyendo...
Swipe Up
Cerrar

Cómo empezar

Planea tu inversión para diversificar un portafolio en muchas compañías para maximizar tu potencial de retorno.