Publicado:
August 18, 2021

Finanzas personales: Cómo tener una vida financiera estable

Por
Luis X. Barrios
Tiempo de lectura:
20 min.
Vive tu estabilidad financiera con la puesta en práctica de los conceptos básicos de finanzas personales para tu desarrollo individual. Aprende a invertir con nosotros.

Introducción

El dinero es parte de la cotidianidad de los humanos desde hace mucho tiempo, pero la capacidad de lograr la estabilidad es parte de la cotidianidad de unos pocos. De quienes aprenden a mantener un control de su vida financiera a través de la práctica, la educación financiera y las metas alcanzables de un presupuesto personal para vivir. 

Con frecuencia muchas personas no administran su dinero de la mejor forma. No aprenden a invertir o a hacer que el dinero trabaje para ellos. Por eso queremos explicarte cómo planificar tu estabilidad financiera a través del uso de los conceptos financieros esenciales para el desarrollo individual o familiar. Disfruta con nosotros de aprender de finanzas mientras desarrollas al máximo tus habilidades financieras y te atreves a hacerlo diferente. Los cambios no dan miedo.

Qué son las finanzas personales

Por finanzas personales nos referimos a la administración o manejo de nuestro dinero: ingresos, gastos, pagos, fondos de ahorro, bienes materiales, inversiones, créditos y mucho más. De allí la conexión con todo lo que hacemos en nuestra vida y durante la cotidianidad. 

Con la administración de nuestras finanzas personales podemos manejar el control económico de nuestra vida y en nuestra toma de decisiones. Incluso medir el impacto de las decisiones que tomamos a corto o mediano plazo. Esto con miras a buscar el éxito financiero o alcanzar cierta estabilidad económica.

En primera instancia, para aprender a manejar nuestras finanzas debemos considerar cuáles son nuestros gastos personales y después analizar gastos de otro tipo, hacer esto nos ayuda a crear un panorama más amplio para lograr nuestras metas financieras

Importancia de las finanzas personales

Una forma de concientizar avances en las finanzas personales es haciendo un control de gastos mensuales que te impulse a aprender con respecto a la educación financiera. También esta acción permite que establezcas objetivos financieros a tu vida que resultan importantes para un manejo de los conceptos básicos en finanzas.

Lo creas o no, al hablar de finanzas personales, involucramos todos los aspectos de nuestra vida diaria: hábitos de consumo, alimentación, maneras de cuidar nuestro cuerpo, cultivar nuestra mente, y un sinfín de acciones que, si al caso vamos, no solemos relacionar directamente con dinero. Incluidos los gastos innecesarios que, en la actualidad, no controlas en ningún momento.

Vamos a ponerlo un poco más sencillo: un comprador compulsivo nunca tendrá estabilidad financiera. ¿Por qué? Porque con dificultad logrará administrar sus gastos hormiga (de esto te hablaremos más adelante). Sin darse cuenta, esto acabará poco a poco con sus finanzas, dejándole deudas y pasivos, y esa persona vivirá en un desbalance que lo lleva fuera de sus posibilidades reales, sin un colchón financiero y sin conocer lo que es un ahorro eficiente y verdadero. En este caso, todo partiendo del hábito de consumo. Interesante ¿no?

La planificación financiera, por ejemplo, te lleva a entender la importancia del tiempo e incluso de su administración y de tu puntualidad. Algo que debes aplicar al dinero de igual forma. La importancia de la planificación financiera de tu economía doméstica, de tu cuenta de ahorro o de tus fondos de inversión y cuentas bancarias son ejemplos evidentes en los cuales puedes entender el beneficio principal de decidir mejor sobre distintos aspectos de la vida con el propósito de alcanzar tu estabilidad económica.

Conceptos básicos de finanzas personales que debes conocer

Para hacerte más fácil la lectura y el estudio sobre finanzas personales, que la verdad suele ser extenso, preparamos una lista de conceptos principales que debes conocer para mejorar en el aspecto financiero. ¡Comencemos!

Presupuesto

Es el ajuste de los recursos monetarios con los que cuentas según tus necesidades y capacidades para producirlos. También los puedes entender como el control de nuestros ingresos y egresos. Llevar un presupuesto te permite evitar deudas, además de ser la base para iniciar a ahorrar.

Ingresos 

Son las entradas de dinero o recursos de los que dispones. Es decir, salario, ventas de bienes, rentas de alquiler, etc. ¡Todo lo que entre a tu bolsillo! El dinero que con esfuerzo cobras en tu trabajo, o todo aquel otro ingreso que provenga de un activo que te genera utilidad.

Egresos

Representa a todo aquel dinero que sale de nuestros bolsillos. Todo recurso monetario que satisface gastos necesarios e innecesarios. Algunos de ellos son: pagos de alquiler, compra de alimentos, pagos de repuestos de nuestro vehículo, etc.

Activos

Es el dinero que produce rendimientos a tu favor. Por ejemplo, el alquiler de una propiedad o inversiones en acciones que generen ingresos económicos para ti. Es la posibilidad de hacer que el dinero trabaje para ti. 

Pasivos 

Los gastos pasivos son aquellos que forman parte del sustento de tu cotidianidad. Cuánto gastas en comida, educación, ropa, vivienda, salud u otros. Esos gastos que son inevitables, tienes que cumplir con ellos. 

Un ejemplo de ello también son los gastos que no controlas. Aquel dinero que gastas sin medir las consecuencias que generan en tu bolsillo y en tu planificación financiera. 

Imagina por un momento que todas tus comidas del día las compras o comes en la calle. Con frecuencia sucede que no llevas control de estos gastos, que al día de compra parece un monto pequeño, pero que luego si lo incluyes en un balance mensual resulta en una gran cantidad de dinero.

En los Estados Unidos, la economía fomenta el consumo regular de los compradores con precios muy bajos en sus productos de comida rápida y algunas promociones. Este hecho permite que las personas carentes de planificación financiera compren con mayor frecuencia en comparación a personas que no frecuentan ese tipo de servicios.

(Créditos Annie Sprat)

Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos

Suscribirme

Cómo administrar tus finanzas personales

Con tu control de los gastos mensuales abres la puerta a la meta del establecimiento de un plan financiero personal. Lo que incluso te permite mejorar la capacidad de administración de los recursos financieros, materiales o de talento humano que debes rendir al máximo.

Un ejemplo para ello es que si quieres balancear tu situación financiera tendrás que empezar a ver cómo usas, rindes e inviertes tu dinero en las cosas que satisfacen tu estilo de vida. He aquí la importancia de presupuestar, maximizar el rendimiento del dinero, del talento y, más importante, de tu planificación financiera. Aquí te compartimos algunos consejos interesantes si quieres comenzar a administrar tus finanzas personales:

1. Evalúa tu situación actual

Evalúa y describe cuál es el terreno en el que estás parado. Cuáles son tus fortalezas y cuáles son tus debilidades con el manejo del dinero. A partir de ahí puedes trazar los objetivos hacia el futuro a corto plazo.

Según tus metas, checa si tienes ingresos desde múltiples fuentes o de una fuente única. Diversificar tus ingresos te obliga a no depender de uno solo de ellos.

Sé sincero con tus gastos, el cafecito de la tarde, el dulce de aquel día con una amistad muy querida son gastos que parecen ínfimos, pero siempre es mejor llevar un control de ellos. Define qué conductas quieres reforzar, cuáles puedes mejorar y en definitiva cuáles vas a cambiar.

2. Establece objetivos 

Aquí es donde defines qué quieres lograr en un lapso determinado de tiempo. A corto, mediano o largo plazo hay objetivos viables como la compra de una casa, irte de viaje, invertir en un negocio. Estos objetivos deben ser parte de tus estructuras de vida e ir en sintonía con lo que quieres lograr con tu vida. 

3. Define una estrategia

A corto plazo debes priorizar tu capacidad de acción, cuáles son las cosas que puedes hacer y cuáles no. Jerarquizar de esta forma lo urgente e importante te capacitará mejor para fortalecer las decisiones inmediatas y a futuro. Decide qué instrumento financiero utilizar según los objetivos planteados. Un cuaderno en físico, una app o una tabla de Excel son ejemplos válidos según tus necesidades.

4. Edúcate financieramente 

En nuestro blog consigues mucha información al respecto. Leer, practicar y aprender son esenciales para tu educación financiera a largo plazo. De nuestros contenidos te recomendamos la lectura de este artículo sobre los 10 mejores libros de finanzas. Así aprovechas las oportunidades que te ofrecemos en Arkangeles para expandir tus horizontes financieros con mucho más conocimiento.

Haz un ejercicio práctico: ¿Cuán vital son tus ingresos y tus egresos para tu vida?

Piensa en cómo las tarjetas de crédito representan sumas de dinero en un historial crediticio con una tasa de interés generada por el banco y en beneficio del banco.

Analiza la gran cantidad de personas que no entiende el funcionamiento de las tarjetas de crédito, lo que conduce a que muchas de esas personas solo generen egresos y deudas desmesuradas para sus vidas que sus ingresos no pueden cubrir. Para evitar este tipo de acciones hay que formar nuestra educación financiera, hecho que nos permite establecer metas financieras viables para el desarrollo de nuestra vida personal y de aumentar nuestra capacidad de planificación financiera. 

5. Comienza a ejecutar tu plan 

Registra tus ingresos y tus egresos de tal forma que puedas acceder rápido a ese control. Haz un monitoreo diario de ser necesario según tus proyectos de vida o plan financiero. Refuerza los conceptos básicos con la práctica. Diferencias tus productos financieros de tus servicios financieros con miras a detallar con exactitud tus gastos mensuales.

6. Monitorea tus avances 

En esta etapa mides los logros, los avances o las desvirtudes de tus objetivos financieros. Analizar tus datos con ayuda de Excel o Google Sheets fortalece la obtención y transparencia de tu información económica personal. De ser necesario, consulta a un asesor financiero que colabore en la organización de las prioridades de tus metas y planificación financiera.

5 hábitos que debes eliminar de tus finanzas personales

En el área de las finanzas personales es muy importante la organización. Como punto de partida, la organización favorece el control de las actividades económicas de las cuales formamos parte en menor (personal) o en mayor escala (social). Así que la adquisición de un conjunto de herramientas financieras nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos personales. Por eso, te recomendamos otros de nuestros artículos para aprender cómo administrar tu dinero y generar rendimientos.

Además, queremos compartir contigo algunos hábitos que te cierran oportunidades de crecimiento financiero a medida que pasa el tiempo. En el desarrollo de tu vida diaria, paso a paso, mejorarás tus finanzas evitando estos malos hábitos en el uso de los recursos financieros. Estos son lo hábitos a evitar: 

1. Gastar más de lo que ganas

Evita gastar un dinero que no tienes. Diseña un esquema que contemple cuánto dinero ganas y cuánto dinero gastas. Planificar con miras en endeudarte no es una opción, comprender esto es primordial para establecer bases sólidas en tus finanzas personales. Maneja el control de ingresos y egresos de forma efectiva para empezar a ver cambios. Si gastas menos de lo que ganas, abres la posibilidad de ahorrar dinero poco a poco.  

2. No inviertas en un estilo de vida que no puedes costear

Con el establecimiento de metas firmes y un presupuesto mensual puedes concientizar tus avances financieros. Comprende que debes adoptar tus conductas con respecto a la cantidad de dinero que puedes gastar. Aparentar ser alguien que no eres no es útil para las finanzas, sincérate con lo que buscas y ve tras ello. Sin extralimitar otros gastos innecesarios. 

Dato: si tienes que pensar si puedes costearlo aún es demasiado caro para tu vida financiera. Busca una alternativa en la cual te preguntes ¿Cómo puedo costearlo?

3. Gastos hormiga

Son los gastos que efectuamos de forma regular en “darnos un gusto”. Estos gastos pequeños son fugas de dinero que deben estar integrados al presupuesto mensual. Deben adaptarse a ser parte de los objetivos a corto plazo para evitar los “de vez en cuando no hace daño”. 

Sí, todos esos pequeños gastos que al momento parecen poco significativos, se convierten en detonantes y destructores de tu vida financiera. ¡Contrólalos! Determina un monto fijo mensual para estos gastos mensuales y regístralos en tu control.

4. Tus metas no están claras 

La planificación con bases en la educación financiera es esencial para alcanzar las metas propuestas. Tienes sueños, pero no una meta determinada. Una vez que te planteas un rumbo fijo, el determinar los objetivos y seguirlos será mucho más sencillo.

Comenzar con una meta mensual, bimensual o trimestral es un buen primer paso para luego establecer los objetivos que te impulsen a esa meta. La meta como fin ayuda a tener determinación con nuestra toma de decisiones financieras según avanza el tiempo. 

5. No ahorras, ni inviertes 

Haz que el dinero trabaje para ti y no trabajes por dinero. La experiencia te dota de muchas capacidades para la resolución de problemas y suele resultar mejor que solo el beneficio económico. Si solo gastas tu dinero, por más que ganes más dinero solo gastarás más ¡Para! Es momento de conocer el ahorro y las inversiones. Ambas requieren de constancia y determinación.

¿Alguna vez escuchaste esta frase? “De nada sirve el talento sin disciplina”. Esta frase resume gran parte de lo que significa aprender a desarrollarse a uno mismo en las finanzas personales. ¿Por qué? Porque una persona que practique en mayor medida la disciplina podrá adquirir talento poco a poco. Mientras que una persona que desborde de talento y no tenga disciplina podrá perderse en el camino del talento sin una vía de retorno. Para las finanzas hay que tener ambas, y no son difíciles de lograr. Aprende a ahorrar e invertir con metas factibles para alcanzar tu estabilidad financiera.

En Arkangeles estamos dispuestos a fomentar la diversidad de saberes que te conduzcan a mejorar la situación financiera de la familia entera. Eso conlleva el refuerzo de tus capacidades económicas, intelectuales y de negocios. Por eso queremos invitarte a invertir acompañados por nosotros y apoyar a los talentos de empresas emergentes que pueden generar utilidades para tus finanzas personales.

Ofrecemos la mayor cantidad de información a nuestros lectores y a los futuros inversores para que aprendan de los conceptos esenciales para avanzar en el mundo de las finanzas. Incluso, no solo como inversores de iniciativas de empresas emprendedoras de las cuales creemos en sus potenciales, sino también como guías que aconsejan conocimientos para fortalecer las tomas de decisiones financieras a largo plazo.

Conclusiones

Ahora que conoces lo que debes y lo que no debes hacer en tu vida diaria para mejorar tus finanzas, te sugerimos ir por un lápiz y un papel, poner en orden tus ideas y comenzar a investigar para tomar mejores decisiones financieras.

Obtén más información útil y de interés para tu planificación financiera en Arkangeles. ¡Checa aquí!

Autor:
Luis X. Barrios
Founder en arkangeles.com

Ingeniero industrial por la Universidad Iberoamericana y maestro en administración de empresas por el Babson College de Massachusetts. La carrera de Luis ha estado permanentemente ligada al mundo del ecosistema emprendedor. Co- Fundador de The Pool uno de los primeros coworking space en Ciudad de México y cuenta con diversas sedes. Fundador y CEO de The Ark Fund Fondo de capital privado, que busca transformar la industria tradicional de Venture Capital en México y Latinoamérica. Formó parte del reconocido Kauffman Fellows Program, un proyecto basado en San Francisco enfocado en educar y sofisticar a inversionistas de alto impacto con el fin de desarrollar el ambiente emprendedor en todo el mundo. Además es graduado del programa de Singularity University de Silicon Valley, patrocinada por Google y la Nasa.

Sigue aprendiendo

Suscríbete para conocer más sobre nuestras próximas oportunidades de inversión
¡Gracias por suscribirte!

¡Gracias por suscribirte!

Te hemos enviado un correo
Algo salió mal. Por favor, vuelve a intentarlo.